Blog

Ansiedad al volante, lo que sufren los camioneros

08/23/2019

Ansiedad al volante, lo que sufren los camioneros

Irritabilidad, dolor de cabeza, palpitaciones, dificultad para dormir… son algunos de los síntomas de la ansiedad. Una reacción físico-química del organismo producida por el estrés y que por desgracia es común entre muchos conductores.

Aunque a priori lo relacionamos con algo malo, realmente la ansiedad es una reacción de defensa del organismo para tratar de superar situaciones de alarma o tensión y es fundamental para nuestra supervivencia. El problema está cuando esta se descontrola de tal manera que termina afectando a nuestra conducción o salud.

Está claro que el hecho en sí de conducir es un trabajo que requiere nuestra plena concentración y que siempre nos mantiene en situación de alerta ante los posibles peligros que nos vayamos a encontrar en la carretera. Pero ciertas conductas o situaciones pueden aumentar nuestro nivel de estrés hasta provocar que aparezca la desagradable ansiedad.

Síntomas y consecuencias de la ansiedad

El estado de alerta durante la conducción nos ayuda a tener una rápida capacidad de reacción, mejorar nuestros aspectos sensoriales y de las funciones vitales. Esto favorece una conducción segura y ayuda a evitar accidentes. Sin embargo, cuando padecemos ansiedad nuestra conducta se ve afectada de tal forma, que nuestra capacidad de reacción no es la adecuada.

Entre ellas, las más frecuentes entre los conductores son:

-La agresividad y síntoma de la competitividad al volante.

-Impaciencia. Lo que provoca una conducción más rápida.

-Imprudencia. Tenemos más predisposición a tomar decisiones arriesgadas sin respetar las señales.

Por regla general el estrés y la ansiedad se traducen en síntomas tanto físicos como psicológicos.

  • Psicológicos: irritabilidad, pesimismo, falta de rendimiento, nerviosismo, trastorno de la memoria.
  • Físicos: pérdida de apetito o ataques de hambre, disminución de la productividad laboral, palpitaciones, dolor de espalda, dolores musculares, dolor de cabeza, dificultades para dormir, molestias de estómago.

Pero además de síntomas físicos y psicológicos, la ansiedad y el estrés pueden traducirse en graves consecuencias como la disminución de la productividad laboral, dificultad para relacionarse con los demás, olvidos, indecisión, evitar responsabilidades y la disminución de la calidad del trabajo lo que en nuestro caso puede desencadenar accidentes.

Situaciones que provocan ansiedad durante la conducción

Como comentábamos, aunque el trabajo de conductor es de por sí estresante ya que requiere de una concentración constante, existe además diferentes situaciones que pueden aumentar nuestra ansiedad.

  • Nuevas tecnologías: cada vez más los vehículos cuentan con nuevos dispositivos de seguridad como el ángulo muerto, frenada de emergencia o sensores de aparcamiento, que aunque facilitan nuestra conducción también pueden ser una fuente de distracción y estrés por la cantidad de información que facilitan. A ellos, deberíamos sumar también los sistemas GPS.
  • Falta de tiempo: que una mercancía deba estar en su destino a una hora determinada, puede causarnos una sensación de estrés extra ya que estaremos pendientes del reloj y como consecuencia podemos tener una conducción más agresiva o veloz de lo necesario.
  • Mala conducción de terceros: la conducción de otros conductores puede en determinadas situaciones aumentar nuestro estrés y agresividad al volante. Comportamientos como una conducción excesivamente lenta, no guardar la distancia de seguridad, maniobras imposibles son algunas de las que más inseguridad pueden provocar en los camioneros.
  • Relaciones con otros conductores: la del camionero es una profesión solitaria. Estar en contacto con otros compañeros nos ayuda a hacer el viaje más llevadero. Sin embargo, en algunas ocasiones, algunos de ellos abusan de la radio lo que puede provocarnos distracción e incluso nerviosismo si son muy insistentes.
  • Problemas personales: no siempre vamos a tener un buen día. Problemas familiares o económicos pueden mantenernos preocupados y alicaídos lo que se verá reflejado también en nuestro modo de conducción.

Cómo evitar la ansiedad mientras conduces

Aunque como vemos hay múltiples factores que pueden llegar a estresarnos mientras conducimos, existen también hábitos y recomendaciones que nos ayudarán a prevenir la ansiedad y controlarla.

-Buena alimentación: mantener una buena alimentación nos ayudará a mantener un estado de salud óptimo, así como a mantener una adecuada concentración. A esto contribuirá estar también bien hidratado durante el viaje. Si estás estresado evita considerablemente los alimentos azucarados o bebidas con alto contenido de cafeína.

-Duerme lo suficiente: dormir adecuadamente es clave para empezar con energía y buen estado de ánimo un viaje. Planifica tu viaje para poder descansar lo suficiente, tanto de noche, como con pequeños descansos durante el día. Conducir con sueño multiplica las posibilidades de estresarte y padecer un accidente.

-Administra tu tiempo: las prisas, además de malas consejeras, suelen ser una de las principales fuentes de ansiedad de los camioneros. En la medida de las posibilidades planifica tu viaje para contar con un tiempo extra por si surgen imprevistos.

-Escucha música: es una forma fácil de reducir los niveles de estrés. Puedes utilizar una que te guste, siempre que no te desconcentre, o bien una música suave.

-Haz ejercicio: el hecho de estar fuera de casa no te impide hacer ejercicio. Al terminar tu jornada laboral aprovecha para caminar, correr o realizar otro tipo de ejercicio que te ayude a desconectar del trabajo y mantener un buen estado de salud.

-Respira hondo: respirar profunda y pausadamente reduce el estrés y ansiedad. Es una buena técnica cuando sientas que la situación te sobrepasa y estés a punto de cometer una imprudencia.

Con estos sencillos consejos y manteniendo una actitud positiva puedes mantener los niveles de estrés y ansiedad bajo control. Ante todo, paciencia y optimismo. ¡Buen viaje!