Blog

En primera persona: Toda una vida sobre ruedas. Pros y contras de ser camionero

06/23/2020

Si en algo coinciden Juan José Serra, José Morant y José Melià, tres de nuestros camioneros con más experiencia, es que esta no es una profesión fácil. Los largos viajes, tener que hacer vida en un espacio reducido o la soledad son algunos de sus inconvenientes. Por ello, los tres coinciden es que si algo debe tener un camionero es vocación.

  1. Juan José Serra, 53 años, más de 20 años en el camión: “Si tengo que elegir prefiero el transporte internacional al nacional”

Con más de 20 años en el camión, Juan José Serra señala que la profesión ha cambiado mucho en las últimas décadas: “Imagínate que antes no llevábamos ni móvil, teníamos que ir buscando una cabina para hablar con la empresa. Ahora estamos en conexión permanente por el teléfono. También han cambiado las condiciones laborales, yo diría que a peor. Yo ahora mismo llevo tres años en Transmasor y estoy muy a gusto. Pero, por regla general, ahora se cobra mucho menos que hace años. Como en todos los sectores, las condiciones laborales han empeorado. Por eso ahora es muy complicado conseguir que gente joven se haga camionero, no es un trabajo en el que vayas a ganar mucho dinero como sucedía antes y además es muy sacrificado”.

Como comenta Serra, lo que sí han mejorado son las infraestructuras, “en España tenemos una de las mejores redes de carreteras nacionales de Europa”.

“Como en todo, hay cosas de ser chófer que me gustan y otras que no”, añade José ,“lo bueno es que vas a tu ritmo y más o menos tú mismo te organizas la jornada. Lo malo es que estás fuera de casa mucho tiempo, sobre todo si haces internacional, y te pierdes muchos festivos. Pero aún así, yo personalmente prefiero internacional a nacional, aunque no veas mucho mundo porque dentro del camión no te da tiempo a ver nada. Pero en el camión hay muchos trabajos diferentes, y yo me quedo con el internacional”.

José Morant, 34 años de camionero. “Las áreas de descanso de España están desfasadas”.

Como muchos camioneros, José ha estado trabajando como autónomo y por cuenta ajena. Desde hace un año forma parte del equipo de Transmasor. “En las más de tres décadas que estoy trabajando, ha cambiado muchísimo la profesión pero especialmente lo he notado en el equipamiento de los camiones que es mucho mejor y en las carreteras. Aunque también ha cambiado el compañerismo y en algunos aspectos nos hemos quedado estancados. Por ejemplo, como digo, en general han mejorado las carreteras, pero en cuanto a servicios como las áreas de descanso, se nota mucho la diferencia entre España y el resto de países de Europa. Aquí nos han prohibido circular por las carreteras nacionales y tenemos que usar siempre autopistas o autovías, pero no cabemos en las áreas. No hay suficientes aparcamientos para todos, se han quedado pequeñas y también están mucho peor acondicionadas que en el resto de Europa”.

Pese a estos inconvenientes, José asegura que disfruta conduciendo. “Para dedicarte a esta profesión te tiene que gustar conducir. Si lo haces para ganar dinero, te vas a acabar aburriendo y nos lo vas a hacer aburrir al resto, ya que por ejemplo la gente que lo hace para ganar dinero no cuida suficientemente bien los camiones, y eso después se nota”.

Si hay algo malo de esta profesión, como coinciden todos los camioneros, es el hecho de pasar varios días fuera de casa. “Yo cada vez lo noto más. Cuanto más mayor te haces, más echas de menos a la familia y más te cuesta arrancar un viaje y estar lejos de ellos. Por eso les diría a los jóvenes que no se metan en esta profesión si verdaderamente no les gusta conducir o sienten pasión por ella, porque acabarán abandonando”.

  1. José Melià, a sus 54 años, lleva toda una vida en la carretera desde 1989: “Los horarios ahora están mucho más regulados, te obliga a organizarte mejor la jornada pero es bueno para nosotros”

A Jose Melià la pasión por esta profesión le viene de familia, ya que su padre y su hermano también han sido chóferes. Después de 30 años conduciendo, para José el cambio más importante se ha producido en el modo de trabajar: “antes te organizabas tú mismo el viaje ahora estamos mucho más controlados, tienes unas horas al día para conducir. Y aunque esto es bueno para nosotros porque trabajamos menos horas, sí que te obliga a estar más pendiente del reloj y organizarte mejor para llegar a la hora y aprovechar al máximo el tiempo. Aunque vayamos un poco más estresados sí que es verdad que ha sido para mejor porque antes hacíamos muchas más horas y conducíamos a deshoras”.

También apunta Jose Melià la mejora que se ha producido en las prestaciones de los camiones: “ahora todos llevan nevera, aire acondicionado, calefactor, antes todo eso era impensable y te tenías que buscar la vida”.

Para José, “este trabajo tiene sus cosas buenas y sus cosas malas. Yo comencé pensando que iba a ganar mucho dinero. La verdad es que me gusta la libertad que te da sin un horario fijo y porque además es bastante estable. Yo prácticamente no he estado parado nunca y ahora llevo ya cuatro años en Transmasor. A los transportistas no nos ha afectado tanto la crisis. En el 2009 sí se nos bajaron sueldos y empeoraron las condiciones laborales, como en todos los sectores, pero no hemos parado. Y ahora con la crisis del Coronavirus tampoco, es más, creo que incluso hemos incrementado el ritmo trabajo. El día que no haya nada que transportar ahí tendremos un problema”.

Como le ocurre a sus compañeros, para José lo peor de ser camionero es que “echo mucho de menos a la familia y cuanto más mayor te haces, peor. A mí antes no me importaba tanto”.

Si hay algo que Jose recuerda con cariño es cómo comenzó en esta profesión, ya que aprendió acompañando a su padre en sus viajes. “Ahora los jóvenes lo tienen más complicado porque antes aprendíamos el oficio acompañando a algún veterano. Y, aunque en Transmasor hay mucho compañerismo, eso por ley ya no se puede hacer. Transmasor es una buena empresa para empezar, pero hay muchas otras que no dan oportunidades a nuevos camioneros o que les explotan y se acaban decepcionando”.

En Transportes Mascarell & Ortega tenemos la suerte de contar con camioneros como estos que aman su profesión y dan lo mejor de sí en cada viaje, para que la carga llegue siempre a destino y en las mejores condiciones.